CEGES

[ISOMA 2020] Crisis Sanitaria agrava la situación económica del Maule

Mayo 14, 2020

El Informe Socio-económico del Maule (ISOMA 2020) nos entrega un análisis de los últimos eventos que han afectado a la región y al país, y sus consecuencias en el comportamiento económico y productivo.

Previo al estallido social de octubre de 2019, y de la actual pandemia del coronavirus (Covid19), la realidad socioeconómica de la Región ya se encontraba deteriorada. En particular, el desempeño de los sectores productivos más importantes de la región.

Por ejemplo, el sector exportador ya evidenciaba el año 2019 una variación negativa en torno al 6%. Históricamente las exportaciones maulinas han requirido de los productos del sector extractivo silvoagropecuario, como así también de los generados por el sector industrial, que en los últimos años ha alcanzado el 25% del PIB regional. Por ello, la caída de las exportaciones ha generado un impacto negativo sobre el crecimiento maulino, especialmente si vemos que el año 2018, éste sector fue el más pujante con un crecimiento del 25%.


Por su parte, el sector de la construcción, hasta septiembre del año 2019, venía creciendo muy fuerte, siendo el Maule una de las regiones que lideraban este ámbito a nivel nacional. Sin embargo, el mes octubre de 2019, tras el estallido social, los permisos de edificación en metros cuadrados cayeron bruscamente a un 47.5% (la caída a nivel nacional fue de un 42%). No obstante, y gracias a su desempeño anterior, la construcción acumuló a diciembre de 2019 una variación positiva del 9,7%. Lo que, en el contexto actual, es una cifra positiva en comparación con el promedio país que creció sólo un 1,2%. Respecto a su ponderación, la Construcción participa en torno a un 10% del PIB regional, por lo que es uno de los sectores que ha compensado la gran caída del sector exportador silvoagropecuario e industrial.

Por otra parte, las actividades relacionadas con el comercio y los servicios han sido las más afectadas en el país y en el Maule, a pesar que en el último decenio han tenido una evolución de su matriz productiva en donde el comercio y los servicios han crecido significativamente y mucho más que los demás sectores económicos de la región.

Respecto al Comercio, tenemos información regional de los supermercados en cuanto a sus ventas, que si bien venían creciendo hasta septiembre de 2019, su aumento era bastante menor a lo observado el 2018 (sólo se acumulaba una variación positiva en torno al 2,8%, lo que ya daba indicios de una demanda interna contraída) Tras el estallido social, el comercio y los servicios se observaron afectados, no sólo en sus ventas sino también en sus activos. Esto ha mermado toda su actividad y también ha hipotecado su potencial de desarrollo para el año 2020. De hecho, las ventas de supermercado cayeron bruscamente en noviembre y diciembre de 2019 generando un decrecimiento de un 2,1%.

Sin duda, esta baja producción impactará en la cantidad de empleos que se están perdiendo, pudiendo llegar la tasa de desempleo – a nivel nacional – a cifras cercanas a los dos dígitos.

Las cifras son preocupantes ya estos dos últimos sectores, en términos de participación dentro del PIB regional, en su conjunto, sobrepasan el 50% y generan más del 60% del empleo de la zona.

Con los antecedentes expuestos, sin haber información oficial, es muy probable que el año 2019, la Región del Maule tenga un nulo crecimiento y quizás, éste sea marginalmente negativo.

Peor aún, las proyecciones para este año son más negativas considerando la crisis sanitaria que estamos atravesando.

Si quieres conocer en detalle el informe, puede descargarlo en el siguiente link > ISOMA 2020

Compate este artículo

Noticias relacionadas