CEGES

Identificación étnica de migrantes extranjeros en el Maule

Diciembre 2, 2018

Dr. Jaime Gonzalez G.

Investigador CEGES

Universidad Autónoma de Chile

 

Medio: Temas de domingo, Diario el Centro, 2 de diciembre 2018 

La identificación étnica de las personas constituye un tema complejo en muchos lugares del mundo, independiente que este hecho se observe en grupos humanos afincados ancestralmente en un lugar, o en contextos de migración extranjera. El Centro de Estudios y Gestión Social (CEGES) de la Universidad Autónoma de Chile, analiza el fenómeno considerando la actual realidad que vive la región del Maule. Según el antropólogo Jaime González, investigador del CEGES, la autoadscripción o identificación étnica constituye un hecho ligado a la capacidad de elección de los individuos por un grupo humano determinado. El profesional sostiene que en esta materia entra a jugar lo que el economista indio Amartya Sen definió como la “identidad plural” de los sujetos, es decir, las múltiples filiaciones colectivas de los individuos en un contexto social determinado.

Para el caso de Chile, esta definición que proporciona Sen resulta de importancia considerando el actual proceso de interculturalidad motivado por la creciente migración extranjera en el país. Para el antropólogo Jaime González, la llegada de población sudamericana y caribeña a Chile modifica la histórica diversidad cultural presente en la nación tanto por la población de origen indígena y colonial, como por las posteriores poblaciones de origen europea que migraron al país en los siglos XIX y XX. Es principalmente de esta nueva población llegada a Chile que el investigador del CEGES aporta al análisis en esta columna. Su origen nacional y su identificación étnica resultan pertinentes para entender las nuevas dinámicas cotidianas que se observan en los estilos de vida migrantes. La columna centrará la reflexión en la región del Maule, mostrando la complejidad identitaria que ha ganado en los últimos años.

La identificación étnica con etnias del mundo

La población sudamericana y caribeña en Chile presenta tanto una identificación nacional, como una autoadscripción étnica. Según el análisis de Jaime González en torno a las cifras del último censo, en la región del Maule nos encontramos que treinta y siete ecuatorianos y trece centroamericanos se identifican con el grupo “pueblos de América Latina”, mientras cuarenta haitianos se identifican con población “afrodescendiente” respectivamente.

Si bien esta identificación puede parecer obvia de entrada considerando la historia cultural de estos países, para el investigador del CEGES este hecho no resulta tan evidente. Según la opinión del antropólogo Jaime González, llama la atención en los datos que cincuenta y cuatro haitianos censados se hayan identificado como “pueblo no declarado”. Sobre esta base, la primera tentación sería pensar que esto se debe a que los individuos censados no conocen su origen étnico. No obstante, en opinión de Jaime González este hecho estaría vinculado principalmente al margen de maniobra que tienen estos individuos para elegir su identificación.

Según el investigador del CEGES, el fenómeno no debería generar extrañeza para el caso de estos migrantes en el Maule. En países como México, que históricamente han presentado una gran diversidad cultural, se han observado serias dificultades en el registro censal a la hora de abordar la identificación étnica. En este sentido, individuos de habla indígena, con estilos de vida propios de etnias de matriz cultural prehispana, han solicitado al personal del censo mexicano que no se les identifique. Este hecho muestra para este investigador, la complejidad que implica analizar la identificación étnica en personas, independiente del origen cultural e histórico de los grupos a los cuáles se encuentra afiliado. Si existen condiciones de libertad para elegir, los individuos eligen la identificación que más les parezca pertinente.

La identificación étnica con etnias de Chile

Para el antropólogo Jaime González el problema de la identificación étnica en los individuos gana en complejidad cuando se presentan situaciones sociales nuevas. En opinión del investigador del CEGES, los estudios antropológicos recientes en torno a interculturalidad e “interetnicidad”, sostienen que la identificación étnica varía según el contexto social en que se genera la autoadscripción. En este sentido, se debe distinguir entre contextos sociales históricos de interetnicidad, como es el caso de la región de Araucanía en Chile, con escenarios emergentes en que se presenta el fenómeno.

Este hecho podría explicar lo que ocurre actualmente en el Maule con algunas identificaciones étnicas de migrantes extranjeros. Considerando el análisis del último censo, el investigador del CEGES observa que un importante número de ciudadanos extranjeros se identifica con algunas etnias indígenas situadas en Chile –sobre todo válido para el caso mapuche— tal como se detalla en el siguiente cuadro:

Identificación con etnias situadas en Chile Número de ciudadanos extranjeros
Argentina Europa Ecuador Perú Bolivia Colombia Haití Venezuela
Identificación con la etnia Mapuche  

67

 

20

 

7

 

5

 

1

 

4

 

5

 

5

Identificación con la etnia Quechua 60 41 59  

1

Identificación con la etnia Aymara 17 11  

3

Fuente: elaboración propia.

Considerando que los individuos censados provienen de diferentes nacionalidades y se encuentran en un nuevo contexto social y cultural, pareciera ser que el nuevo escenario sería habilitante para que los migrantes extranjeros presentaran nuevas autoadscripciones étnicas. En opinión del antropólogo Jaime González, la identificación de estas personas con etnias situadas históricamente en Chile se podría explicar por un escenario emergente: la situación migratoria al país. Considerando que se genera un cambio parcial o total del contexto cultural al que se estaba habituado, los migrantes extranjeros podrían establecer nuevas filiaciones colectivas tanto en el plano simbólico, como en el ámbito concreto. Para el investigador del CEGES esto permitiría entender como ciudadanos europeos, caribeños y sudamericanos se identifican con la etnia mapuche: frente al contraste con la identificación de ciudadanos peruanos y bolivianos con la etnia quechua y aymara, lo que se observa con el caso de la identificación mapuche es que los individuos, independiente de su origen nacional, disponen de un margen de libertad para elegir.

En opinión de Jaime González este escenario emergente habilitador de nuevas identificaciones étnicas constituiría un fenómeno normal tanto en Chile como en el mundo. Para el investigador del CEGES, los actuales escenarios de interculturalidad permiten la generación de nuevas identificaciones colectivas. Se trataría de escenarios dinámicos, móviles y en permanente transformación que podría llevarnos a observar el surgimiento, por ejemplo, de nuevas identidades juveniles. A la emergencia de nuevos cambios tecnológicos, se estaría sumando la aparición de nuevas escenas sociales de convivencia entre colectividades culturales diferentes. En caso de que surgieran nuevas identidades juveniles –producto tanto del cambio tecnológico, como del diálogo entre colectivos culturales diferentes— podríamos observar en el futuro cercano nuevas formas de ciudadanía en Chile.

¿Hacia una nueva ciudadanía intercultural en el país?

Si se generan nuevas identificaciones étnicas por parte de ciudadanos extranjeros en Chile, podríamos estar frente a la emergencia de una nueva forma de ciudadanía en el país. Para el investigador del CEGES el fenómeno podría conducir a una nueva forma de ciudadanía intercultural, sobre todo si algunos ciudadanos extranjeros solicitaran su residencia definitiva en Chile. Considerando que los individuos, independiente de su origen nacional y cultural, viven su vida cotidiana en el trabajo, el barrio o en tránsito entre su domicilio y el sitio laboral, generan en esta cotidianeidad lazos de diverso tipo que permiten la generación de nuevas comunidades. Sea mediante la amistad, el matrimonio, la camaradería o por la cercanía cultural, la configuración de nuevos colectivos humanos en contextos migratorios constituye un fenómeno normal en cualquier lugar del mundo.

Para el antropólogo Jaime González este hecho no constituiría un fenómeno anómalo en la historia del país. Si miramos al pasado, nos encontraremos que este tipo de escenarios han sido comunes desde los tiempos de la configuración de la república, donde el origen extranjero de los ciudadanos en Chile alcanzó a algunos próceres de la conformación del Estado nacional, como fueron Manuel Blanco Encalada o Thomas Alexander Cochrane. Una situación semejante se observa con la consolidación del Estado nacional en Chile a fines del siglo XIX, cuando se integraron al territorio y al proyecto nacional las etnias indígenas, generando nuevos miembros a la comunidad política chilena.

Por tanto, al igual que en el pasado, en el presente y en un posible futuro cercano podríamos observar la formación de una ciudadanía en el país, conformada por individuos con múltiples filiaciones colectivas, entre ellas la de origen nacional. Si a esto se suma la identificación étnica de los migrantes por colectivos nativos del país o de la región, la diversidad cultural y su interacción podría generar un nuevo mapa ciudadano en Chile. De este nuevo mapa intercultural deberá hacerse cargo el sistema político nacional, considerando que bajo un régimen democrático los procesos de representación mediante sufragio universal prescriben la figura de autoridades en los que la nueva ciudadanía se sienta identificada en sus demandas e intereses. Lo mismo corre para la región del Maule, considerando que los actuales procesos de descentralización del Estado exigen tanto nuevas autoridades regionales, como la condición electiva de gobernadores e intendentes. Para el investigador del CEGES, el futuro político de nuestra región pasará por la consideración por parte de las autoridades maulinas de esta nueva ciudadanía intercultural.

Compate este artículo

Noticias relacionadas